Historia en una foto. Vigo desde el mar en el siglo XIX.

Pulsar sobre la fotografía para abrir en una nueva ventana del navegador
Pulsar sobre la fotografía para abrir en una nueva ventana del navegador

De todas las fotografías del antiguo Vigo ésta llama poderosamente la atención por su belleza. Se puede decir, en términos de hoy en día,  que es el ” skyline ” de la población en el siglo XIX.

Se trata de una imagen que sería casi imposible asociar con la ciudad que conocemos, ya que pocas edificaciones hay en ella que se mantengan como las vemos aquí. Quizá lo único con lo que podríamos identificar en un primer vistazo que esta foto retrata Vigo serían las dos torres de la Colegiata y el castillo del Castro.

Estamos ante una fotografía, cuyo autor no conozco, y que aparece en el libro “Vía Vigo, el cable Inglés”,  escrito por José Ramón Cabanelas y fue tomada a finales del siglo XIX. Está escaneada a gran resolución y luego retocada con Photoshop.

Batería de la Laxe en 1880. Fotografía Pacheco
Batería de la Laxe en 1880. Fotografía Pacheco

Lo primero que destaca en ella es toda la línea rocosa que rodeaba la localidad. Desde el edificio de apartamentos al lado del hotel Bahía hasta el Berbés, todo el contorno de la villa era un pequeño acantilado que caía sobre la ría. Las viejas murallas que rodeaban Vigo se habían empezado a derribar en 1861 pero se mantenían todavía partes en pie. Concretamente, aunque no se ve en esta foto, pero sí en la siguiente de Pacheco, existía un primer trozo correspondiente a la batería de la Laxe, que formaba un bastión donde se situaban varios cañones que pertenecían al Ejército y que habían servido en innumerables ocasiones, como en la Batalla de Rande, para defender la ciudad. Últimamente ya sólo se utilizaban en ocasiones especiales para lanzar salvas de artillería, cuando tenía lugar un acontecimiento especial o la entrada de algún buque importante. En estos años se habían disparado, por ejemplo, durante la ceremonia en la que se trasladaron los restos del almirante vigués Casto Méndez Núñez desde Moaña a Vigo y luego al Panteón de Marinos Ilustres en San Fernando, que tuvo lugar el 9 de junio de 1883.

El siguiente baluarte de la muralla es el que aparece en el recorte inferior. Era el de la Piedra y tras él una pendiente conduce a una pequeña plaza arbolada. Se trata de la plaza de la Piedra con sus antiguas casas encaladas que conducen a la iglesia de Santa María. Aquí se celebraron de siempre mercados al aire libre, así como las reuniones de los distintos gremios en épocas más pretéritas.

Detalle de la plaza de la Piedra
Detalle de la plaza de la Piedra

Si seguimos hacia la derecha de los árboles, tras una hilera de varias edificaciones con galerías mirando al mar, se encuentra una que sí permanece casi tal cual en la actualidad. Es la casa que mandó construir Manuel Bárcena Franco, luego primer conde de Torrecedeira, en 1863. El autor fue el maestro de obras Manuel de Uceda. De estilo ecléctico isabelino, es una de las primeras muestras de la importancia que la burguesía local comienza a darle a la arquitectura. Y el rico Manuel Bárcena lo hace en la zona que todavía seguía siendo el centro de la vieja población, la calle Real.

Detalle de la casa Bárcena
Detalle de la casa Bárcena

Este edificio se mantiene casi igual en la actualidad, después de algunas reformas. En su entrada por la calle Real hubo varios locales, un pub, un restaurante llamado la Creperie y ahora un lugar de copas llamado la Coctelería. En lo que debió ser el patio de la mansión hoy en día está el restaurante Cabernet, que antes fue el pub Bohemian.

Las casitas de la linea inferior se encontraban pegadas a la muralla, en la antigua calle de San Antonio, que pasó a llamarse Teófilo Llorente en 1903. En esta época, y debido a su proximidad al viejo puerto, existían unos cuantos burdeles en ella.

Antigua calle de San Antonio
Antigua calle de San Antonio en plano de 1856

Volviendo a la parte más a la izquierda de la foto, hay una construcción pequeña y se distingue un tejadillo a su lado. Según el plano de Vigo de Madoz, trazado en 1856, es decir unos 30 años antes de la probable fecha de la foto, en este espacio se encontraban tres construcciones: el alfolí o depósito donde se almacenaba la sal, un polvorín donde se almacenaba la munición de las baterías de la Laxe y la llamada fuente de Vigo, descrita en el libro de Nicolás Taboada Leal ” Descripción topográfico histórica de la ciudad de Vigo “ como una de las principales que aportaban agua a la vila. La calle a la derecha del hotel Continental es la Bajada a la Fuente que se sigue llamando así hoy en día y la siguiente es la Calle San Bernardo que también permanece.

Detalle del tejadillo
Detalle del tejadillo

Es posible que el tejadillo mencionado cubriese la fuente o pudiera tratarse de alguna protección para los mercaderes ambulantes de la zona.

Detalle de la zona de la Laxe en el plano de Madoz de 1856
Detalle de la zona de la Laxe en el plano de Madoz de 1856
Bajada a la Fuente. Fotografía Eduardo Galovart
Bajada a la Fuente. Fotografía Eduardo Galovart

Sobre estas antiguas piedras se levantará en 1903 el mercado de la Laxe, con lo cual esta foto es anterior a 1900. Posteriormente desaparecería también para ser sustituido por el enorme edificio del hotel Bahía de Vigo, inaugurado en 1971.

El edificio más notable de de la foto es el citado hotel Continental. Levantado entre 1874 y 1878, su autoría se debe a Jenaro de la Fuente Domínguez. Fue el primer gran hotel que existió en la ciudad. Estratégicamente situado al lado del puerto, recibía las visitas de los pasajeros de los buques que arribaban a Vigo. El transporte marítimo constituía el medio más habitual de llegar a una población que entonces no contaba ni con ferrocarril ni con buenas carreteras de acceso.

En lo alto de la foto se distingue la imponente figura del castillo del Castro, rodeado simplemente de sus murallas, pues el arbolado actual fue muchísimo más posterior , y un poco más abajo otra muralla con una edificación que en esta época era el hospital militar emplazado dentro del recinto del castillo de San Sebastián, el segundo castillo de Vigo. En ambos existía una guarnición militar permanente constituida por tropas del Regimiento de Murcia. De esta vieja fortificación sólo se conserva un tercio de su muralla, la puerta orientada al Norte y dos garitas, una de las cuales se divisa desde el Paseo de Alfonso. El resto desapareció tras el levantamiento en este solar del nuevo edificio consistorial en los años 70 del siglo pasado.

Por debajo del hospital, reconocemos un edificio, que a pesar de algunos cambios, sigue en la actualidad. Se trata del restaurante El Castro también en el Paseo de Alfonso.

Detalle del antiguo Castillo de San Sebastián y el edificio del restaurante El Castro
Detalle del antiguo Castillo de San Sebastián y el edificio del restaurante El Castro

A la derecha del todo, y sobre el mar, estaba la primera casa de baños que hubo en la ciudad olívica, llamada La Iniciadora. Se abrió al público el 10 de julio de 1876, gracias a la idea de un indiano llamado Cándido Soto y fue prácticamente el primer proyecto del arquitecto recién llegado a la ciudad, Jenaro de la Fuente Domínguez mencionado ya. Estaba construido sobre pilares de madera en una pequeña cala y en su interior había salas para cambiarse la ropa y alguna habitación donde se daban masajes. Los bañistas bajaban hasta el mar desde unas escaleras en el medio de la U que formaba la casa. Se accedía a ella desde un pequeño callejón escalonado que sigue en el mismo sitio, más o menos a la altura de la llamada calle Alta.

Plano del local de la Iniciadora en una pequeña cala
Plano del local de la Iniciadora en una pequeña cala

La cala estaba entre dos baluartes de la muralla que habían tenido también fines defensivos, el de San José y el de San Antonio. A partir de 1896, y como consecuencia del inicio de las obras del nuevo relleno que constituiría la calle Cánovas del Castillo, unión de Montero Ríos con el Berbés, la citada casa de baños se construyó en Teófilo Llorente.

Casa de Baños La Iniciadora
Detalle de la antigua Casa de Baños La Iniciadora
Hotel Continental en los años 20
Hotel Continental en los años 20 del siglo XX. Fotografía Pacheco

Para terminar, se deduce por tanto que la foto fue tomada entre 1876 y 1896, durante los años que se mantuvo la Iniciadora en esta parte de la población. Mi teoría es que da la impresión de que el hotel Continental no está completamente terminado, pues no se aprecian las balaustradas que adornaban su última planta y parece que los balcones no están del todo hechos. En base a esto, yo diría que se realizó entre 1877 y 1878. Dada la antigüedad de la imagen es de destacar la buenísima calidad del trabajo del fotógrafo que la hizo.

Enlace para descargar la foto de gran resolución desde Dropbox.

La zona de la Laxe y la Colegiata en una imagen de hoy en día de Google Earth
La zona de la Laxe y la Colegiata en una imagen de hoy en día de Google Earth
Otra imagen de Google Earth con la zona de la foto en la actualidad
Otra imagen de Google Earth con la zona de la foto en la actualidad
———-

Eduardo Galovart. Abril 2014.

———-

Bibliografía:
. Nicolás Taboada y Leal. Descripción topográfico-histórica de la ciudad de Vigo, su ría y alrededores. 1840.
. Jaime Garrido Rodríguez. Vigo, la ciudad que se perdió. 1991.
. José Ramón Cabanelas. Vía Vigo. El Cable Ingñés. 2013.
 

Una respuesta a “Historia en una foto. Vigo desde el mar en el siglo XIX.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s